El bebé sigue creciendo y moviéndose… y pronto será capaz de correr. Le gustan los juegos activos y nunca parece cansarse. Necesita juegos que le ayuden a mantener su equilibrio y para desarrollar sus habilidades motoras. Le gustará: Una pelota para lanzar con las manos o los pies. Juegos de construcción de todo tipo: bloques de madera o de plástico, etc. Un pequeño coche en el que pueda sentarse. Juegos para trabajar su motricidad fina: clasificadores de formas, cajas empotradas, etc. Un teléfono o unas llaves, para hacer como sus padres. Un trompo: este gran objeto de colores que gira es fascinante para los niños de esta edad. Puede mirarlo durante mucho, mucho tiempo… Probablemente sean los padres los que se aburrirán primero.