– Esta diferencia es muy simple:- Un material llamado “resistivo” tiene el mismo consumo de energía desde el momento en que se enciende hasta el momento en que se apaga. Por ejemplo: una tostadora, una tetera o una placa eléctrica en la cocina – Por otra parte, un material llamado “inductivo” tendrá regularmente (durante dos o tres segundos) un consumo de energía mucho más elevado y luego bajará a su consumo “nominal” (es decir, el consumo en vatios o en amperios indicado en la placa del aparato) – En resumen, hay que recordar simplemente que el material inductivo concierne a todo tipo de aparatos. dispositivos motorizados Para dar un ejemplo simple: cuando abra la puerta de su refrigerador y luego la cierre de nuevo, escuchará un sonido sordo y apagado poco después. Para darle un ejemplo sencillo: cuando abra y cierre la puerta de su nevera, escuchará un sonido sordo y apagado poco después. Esto es una señal de que la unidad de refrigeración está “armada” (es decir, consume dos o tres veces más energía) para arrancar y enfriar la nevera a la temperatura indicada por el termostato. Esta “llamada de carga” dura menos de tres segundos, y cuando se enciende la unidad, el consumo regular (o nominal) se multiplica por dos o tres veces.