La postura correcta al sentarse puede ofrecer los siguientes beneficios al bebé: – Proporciona la máxima comodidad y seguridad para el bebé. – Promueve posturas simétricas, lo que evita alteraciones y deformidades musculares y óseas. Mejora la respiración, El campo de visión y percepción del bebé – esto permite al bebé ganar la máxima independencia con la mínima energía.